Páginas vistas en total

jueves, 19 de septiembre de 2013

MATAGALLS-MONTSERRAT 2013


34 MATAGALLS-MONTSERRAT




Llegaba el día 14. Muchos meses de entrenamientos para recuperar la forma que había perdido por culpa de una tendinitis rotuliana que me hice el pasado 31 de Diciembre corriendo la cursa dels Nassos. Despues de 5 meses parado y de haberme perdido mi gran sueño, la Maratón de Barcelona, tocaba entrenar duro para llegar en forma al 14 de Septiembre. En Junio hice 145  km, en Julio 152 km y en Agosto 168 km con una subida al Llac de les Bulloses que quedará grabada en mi retina para siempre. Con todos esos entrenamientos llegaba en un gran estado de forma.

El día de antes, la misma rutina del año pasado, mi mujer y mis hijas me dejaban solo en casa para poder descansar. Tocaba una cena de carbohidratos a base de Pizza e irse a dormir pronto.

Por la mañana, preparar todo para la aventura, y los tradicionales Macarrones con tomate. Tenia que tomar decisiones sobre si llevar bidón como el año pasado o Camel back.... y si llevar mallas o pantalón. Al final opte por camelback (me proporcionaba comodidad y la posibilidad de llevar medio litro mas de agua) y por llevar mallas cortas y pantalón corto encima, de esta forma evitaba las rozaduras y tenía la posibilidad de llevar cosas en los bolsillos.



A las 14:40 quedamos en el parking. Me tocaba ir a Coll Fornic, punto donde esta situada la salida. Esta aventura la vamos a iniciar Jose, Albert Ferrán y yo. Había tomado la decisión de ir solo. El recorrido es demasiado largo y duro para ir a un ritmo que no es el tuyo. 


La primera parte del recorrido, hasta el Bellit (km 9) es un recorrido muy suave con un poco de tendencia a subir ligeramente. Aprovecho para trotar un poco en las bajas y en la parte plana. De esa forma intento relajar la musculatura. Antes de llegar al km 9 la primera sorpresa. Delante mio veo a Jose con una leve cojera. Intenta continuar, pero al final abandona. Sigo la marcha. Del Bellit a Aigüafreda (km 17) es todo bajada. Debido a los problemas de rodilla que tuve hace unos meses decido no volverme loco y bajar trotando pero protegiendo mucho la rodilla. Llego al primer avituallamiento donde vuelvo a contactar con el resto del grupo. La gran humedad que esta haciendo me esta empezando a afectar.


Una vez comido en el primer avituallamiento afrontaba una de las partes duras del recorrido. Fueron 5 km de subida que se me hicieron eternos. las piernas las notaba cansadas... no iba todo como yo quería. Tenia la esperanza que con la bajada de la temperatura mi musculatura empezase a funcionar mejor. Una vez coronado el km 23 tocaba un camino muy suave hasta el segundo avituallamiento ubicado en el coll de Poses (km 32,8). En ese avituallamiento me encuentro con la segunda sorpresa de la noche: Albert abandona por culpa de llagas en los pies. Tras despedirme de el e intercambiar mi frontal por el suyo que me proporcionaba mas luz inicio un tramo de subida de 5 km hasta el coll de la Matafaluga. En esta subida noto mejores sensaciones. La mayor abundancia del avituallamiento unido al descenso de la temperatura hace que las piernas empiecen a ir mejor. Una vez subido la Matafaluga toca un descenso muy cómodo hasta Sant Llorenç de Savall (km 46,5) y denominado como "el muro " de la caminata.


Sant Llorenç Savall es en mi opinión donde empieza la verdadera Matagalls. En este punto has completado 46,5 km y te quedan aproximadamente 39 para llegar a Montserrat. Este año conseguí llegar mucho mas entero que el año pasado y en un tiempo de 9 horas, tiempo muy por debajo del que conseguí el año pasado. Tras comer un poco (por cierto que bueno sabe el melón cuando estas cansado) y hablar con algunos vecinos que se encontraban siguiendo la caminata decido reanudar la marcha. El camino transita en algún tramo por caminos estrechos donde has de ir en fila sin posibilidad de adelantar a nadie. El camino se me hace bastante ameno. El avituallamiento de Camí Moliner (km 61,2) donde puedes comer todos los donuts que quieras.... ayuda a que todo marche bien. A buen ritmo llego al Coll de Queixal (km 67,2). Me siento físicamente entero salvo por una llaga que me ha salido en la parte del talón. Siento algo de molestias, pero no me impide seguir. 

Ahora toca un tramo muy largo de bajada que va del Coll de Queixal (km 67,2) hasta la estación de Vacarisses (km 76,1), donde el peor tramo se concentra del Coll de Queixal hasta Vendranes (km 71,9). Este primer tramo es una bajada muy técnica y dura donde las rodillas sufren mucho. Tengo una caída y me golpeo la rodilla izquierda. El dolor es fuerte y pienso lo peor, pero transcurridos unos minutos todo queda en un susto y en un poco de sangre.

La llegada a la estación de Vacarisses es uno de los puntos crueles de la prueba. Llevas 76 km en las piernas y has de cruzar las vias del tren. En este punto, y a pesar de que solo quedan 9 km para llegar a meta mucha gente decide abandonar y coger el tren.

Con buen paso, me planto en Monistrol. Hace ya rato que se puede ver la montaña de Montserrat. Ha amanecido y las fuerzas vuelven al cuerpo. Estoy en el km 81 y solo me faltan 4,5 km para llegar al Monasterio. Me siento bien. Llevo ya 15 horas y 40 minutos de caminata y veo que si no me da ninguna "pajara" en la subida puedo conseguir el objetivo de bajar de las 17 horas. En la subida acierto uníendome a un grupo que sube a un muy buen ritmo. Las galletas de chocolate que me había traido de casa sirven para que las fuerzas no decaigan.

Llego al último tramo de escaleras. Llevo 16 horas y 40 minutos. El objetivo se va a cumplir. Por si fuera poco, en el inicio del último tramo de escaleras esta mi mujer esperándome para completar juntos los últimos metros. Ver a mi mujer me dio el último empujón que necesitaba.





Al final lo había conseguido... había bajado de 17 horas¡¡¡ Brutal. Había rebajado mas de 4 horas la marca del año pasado. Ahora quedaba la última parte por hacer. Tocaba ir a poner la vela en honor de todas las personas que habían padecido cáncer. Había hecho una lista de personas, cuyos nombres me habían sido dados por amigos y familiares. En honor a ellos y en definitiva a todos los que han luchado, luchan o lucharán por erradicar esta maldita enfermedad iba dedicada esta caminata. ALGÚN DÍA VENCEREMOS¡¡¡.