Páginas vistas en total

jueves, 14 de noviembre de 2013

Behobia 2013

10 de Noviembre...desde mi lesión  el día 31 de Diciembre no me había decidido a volver a competir en una carrera en asfalto. 5 meses en el dique seco por culpa del rotuliano...y después mucho entrenamiento para volver a competir con seguridad que mejor sitio para reaparecer que Donosti...la cursa donde el año pasado me sentí runner. En la ciudad donde celebro mi 35 cumpleaños y donde celebro los 6 años de la operación de mi cáncer de vejiga. Muchas emociones a flor de piel.


Salimos el sábado 9 de noviembre a las 6 de la mañana rumbo a San Sebastian.  Tenemos prisa. Hemos de llegar antes se las 13 para recoger el dorsal de mis pitufas que este año correrán la Behobia Txiki. Luego al Hotel, dejar las cosas y volver a Anoeta para que las niñas corran. Después de muchas prisas parece que lo vamos a conseguir...las 14.35 y preparados para coger el tren en Lugaritz camino de Anoeta.


Los momentos previos mientras Mar esta muy nerviosa, Irene aprovecha para descansar un rato.

Llegamos a Anoeta y el ambiente impresiona...todo lleno...es increible.  Irene es la primera en correr.  Le toca la carrera de 100 metros. Anna la acompaña y las dos hacen un buen papel.


Una de las salidas de la Behobia Txiqui


Ahora le toca el turno a Mar...esta muy nerviosa. Que día nos esta dando...pero la miras a la cara y ves esa ilusión en los ojos....Mar hace un gran papel. Ha adelantado a mucha gente. Ella ha corrido 200 metros.
Ahora el momento de las medallas...da gusto verlas así de felices...están muy contentas!!! Mar no para de enseñar la medalla a todo el mundo.

Mar en la salida

Mar contenta con su premio
Irene probando la calidad del material

Que contenta esta con su medalla




Una vez acabada esta gran fiesta toca recoger mi dorsal y mi camiseta. Me emociono. Muchos recuerdos del año pasado,  muchos días sin poder correr por el tendón  rotuliano y aquí estoy otra vez.

Muy emocionado con mis dos princesitas

Por fin voy a volver a correr una carrera en asfalto


Toca pasear un  poco pero la lluvia y el cansancio nos hacen volver al hotel. Dar de cenar a las niñas...y a dormir. Mañana a las 7 tengo que estar almorzando y a las 8.30,cogiendo el topo hasta Irún Ficoba para empezar mi segunda Behobia!!!!


Domingo. Las 07.00 de la mañana cuando suena la alarma. Me levanto y tras una buena ducha procedo a vestirme con la ropa de la cursa.



 Me asomo por la ventana y veo que llueve y hace mucho viento. Esto me desanima un poco.  Bajo al comedor para desayunar.  Todo el comedor esta lleno de runners. Se respira un gran ambiente.
Típico día de Behobia... 


 Desayuno a base de salchichas,  zumo de naranja,  café con leche, alguna pasta y embutido. La 8,15.... me dirijo a coger el euskotren.
A buscar el topo


 A las 09:45 llegamos a Irún Ficoba.

Imagen del topo sobre el río

 Allí tienes dos opciones,  por un lado coger un autocar que pone la organización para ir hasta Behobia o ir andando los 3 km de trayecto. Debido a la gran cola que hay para coger el autocar aprovecho que no llueve y decido ir andando. Llego a la salida sobre las 10.00. Mi salida es a las 10.31, así que me pongo a calentar y hacer estiramientos.
Los nervios a flor de piel.  Volvía a competir después de muchos meses lesionado.

Llegamos a Behobia



Pese al tiempo, como siempre un ambiente espectacular

El cartel con mi salida



Dan la salida a las 10:31. Salgo bien, aunque en algún momento la multitud de gente impide que pueda ir mas fuerte. Me siento bien. Pienso que el hecho que la gente me frene un poco puede ser muy bueno para ir reservando fuerzas para el final. Decido no dejarme llevar por el corazón y si correr con  cabeza. La máxima distancia que había recorrido en los entrenamientos habían sido 16 km, así que no sabia como mi cuerpo iba a responder a los 20 km de esta cursa.

Perfil de la carrera


El primer kilómetro transcurre por la orilla del río Bidasoa. Recorrido totalmente plano. Al final del primer kilómetro me sale un tiempo de 5,18. Para ser el primer kilómetro no esta nada mal. Con el paso de los kilómetros,  la musculatura se ha de ir calentando y de esa forma los tiempos han de ir bajando.
El segundo kilómetro comienza en la Avenida de Navarra de Irún. La gran multitud de gente en las calles hacen que los primeros 200 metros de subida se realicen de forma cómoda. El segundo kilómetro lo hago en 5,13. La musculatura empieza a calentarse. El fuerte viento que hace puede ser un handicap al final de la prueba.

El tercer kilómetro consta de unos 300 metros de subida y después pequeñas subidas y bajadas por Ventas de Irún. Tercer kilómetro realizado en 5,11. Cada vez me siento mejor. El animo del publico compensa con creces el fuerte viento.

El cuarto kilómetro es de suave bajada dejando atrás Irún. El fuerte viento de cara impide que pueda bajar todo lo rápido que podría bajar. Pese a este factor acabo el cuarto kilómetro con un tiempo de 5,12.
El kilómetro 5 es de bajada con un tramo plano al final. Acabo el kilómetro con un tiempo de 5,02. Las sensaciones son muy buenas. Después de 5 km ya no hay tanta multitud de runners y es mas fácil correr sin tener que esquivarlos.

En el km 6 empieza la subida al alto de Gaintxurizketa. Es la prueba de fuego para calibrar mis sensaciones y mi posibilidad de batir mi marca de 1 hora y  48 minutos. Se trata de una subida de poco mas de 2 km, donde la parte mas dura de la subida se concentra en el km 7. El km 6 todavía influenciado por la zona de bajada lo logro hacer en 4,46. El km 7 ya de subida lo termino en 5,19 y el km 8, fase final de la subida lo hago en 5,50. Me siento feliz con los tiempos. He pasado una de las partes mas duras sin desfallecer. El ánimo de la gente ha ayudado mucho.

Del km 7 al 11 nos encontramos con la última parte de la subida a Gaintxurizketa y empezamos una zona de continuos subes y bajas. Terreno con mas bajada que subida que me ha de permitir incrementar el ritmo. Es un terreno rompepiernas pero las sensaciones que tengo son realmente buenas. El peor km lo hago en el km 8 con un tiempo de 5'50. Se trataba de la zona con los últimos metros de subida a Gaintxurizketa.  A partir de ese momento los parciales bajan acabando el km 9 con un tiempo de 4,58, el km 10 con 4,53 y el km 11 a 4,56. El fuerte viento de cara impide  que en las bajadas pueda rebajar mas tiempo al cronometro. Increíble ver el ambiente de las calles. La gente nos lleva en volandas. Al respecto puedo escribir mucho....pero hay que vivirlo. Cuando corres esta carrera te das cuenta de lo especial de la gente de Donosti y porque para mi esta es la mejor carrera que he corrido nunca.

El km 12 empieza con el acceso al puerto de Pasajes. La zona del puerto es totalmente plana. El único problema de este tramo es que hay trozos con el suelo irregular por la existencia de raíles, esto unido con los charcos que se forman en esta parte del recorrido hacen que tengas que ir con cuidado. Una caída en este tramo puede hacer que la Behobia acabe antes de tiempo. La zona del puerto dura hasta casi el km 16. En este tramo los tiempos siguen siendo muy buenos. El km 12 lo hago a 4,39, el km 13 a 4,58, el km 14 a 5,02 y el km 15 a 5,03. Son tiempos mejor de los previstos y confirman que voy a batir marca. Las piernas las noto bien, la rodilla sigue sin molestias y me encuentro a 5 km de meta con una buena hucha de tiempo a mi favor.

Km 16 y 17. Uno de mis zonas preferidas. Estamos en el barrio de Trintxerpe. En estos kilómetros se afronta la subida al alto de Miracruz. Se trata de una subida corta pero muy dura. Dura por los km que llevamos ya acumulados en las piernas y dura por el desnivel de la subida. Estamos ya en San Sebastián y se nota en las calles. Subo a gran ritmo no dejando de mirar a un lado y a otro de la subida. Las calles abarrotadas de gente que no paran de animar....es emocionante. El kilómetro 16 lo acabo en un tiempo de 4,59 y el kilómetro 17 en 5,38. Es en este kilómetro 17 donde se encuentra la rampa mas dura de toda la subida y eso se nota en el tiempo realizado.

Una vez acabada la subida a Miracruz empieza la bajada hasta el barrio de Gros. Del km 18 al 19 es una recta hacia la playa de Zurriola por la Avenida de Navarra. Hay una pequeña subida en la primera parte. Impresionante ver al fondo la playa. Después del esfuerzo realizado en la subida de Miracruz ahora las piernas van solas. El km 18 lo hago en 4,33 y el km 19 en 4,50.

Llega el ultimo km. Me pongo a la altura de un runner con la senyera. La piel de gallina cuando todo el publico empieza a gritar CATALUNYA!!! Como nos quieren a los Catalanes en Donosti. Me encuentro en la recta final. Avenida de Zurriola, Palacio de congresos del Kursaal y el Boulevard. Esta abarrotado de publico. Empieza a chispear. Me encuentro muy emocionado. Desde el 31 de Diciembre no había vuelto a hacer una cursa en asfalto por culpa de mi tendón rotuliano. Muchos meses recuperándome de la lesión y había decidido reaparecer aquí....en la Behobia, y estaba a unos metros de conseguirlo!!!! Intento apretar el ritmo y comienzo a mirar entre el público buscando a mi mujer y mis dos princesitas...cruzo la meta y oigo a mi mujer gritando mi nombre.... hay están mis tres amores. Miro el crono y....si!!!! Lo he conseguido!!! He acabado la carrera sin molestias y con un tiempo de 1 hora 41 minutos y 39 segundos!!! He bajado en 7 minutos mi marca del año pasado. Los últimos 10 km han sido fantásticos.

Feliz por haber vuelto a disfrutar corriendo


Me siento feliz...han sido meses duros por una lesión donde tuve que aplazar mi sueño de hacer una maratón.  Ahora toca disfrutar mucho de lo de hoy. Recoger mi medalla e ir a buscar mis niñas.  Las encuentro entre la multitud y las abrazo...ellas saben también lo mal que lo he pasado.

!Orgulloso de mi medalla¡

Con mi princesita


Por la tarde nada de descansar. La felicidad hace que no note el cansancio. Bajamos a la Concha, nos montamos en la noria... y disfrutamos de una tarde increíble rematándola con los tradicionales pinchos.

Espectacular tiovivo en la playa de la Concha

Irene en el tobogán

Sin comentarios.... Feliz como una perdiz

 Esa noche  prometí volver el año que viene...la 50 Behobia y allí estaré yo. En mi prueba preferida. El año que viene, si todo va bien volveré siendo MARATONIANO.

Los 4 en el peine del viento

Imagen de Donosti

miércoles, 13 de noviembre de 2013

¿Porque corro?

Después de haber hecho dos Matagalls-Montserrat, haber corrido varías medias Maratones y estar preparando mi primera Maratón, la gente me pregunta ¿PORQUE CORRO?

Supongo que todo viene de hace 6 años. Un 12 de Noviembre del 2007, el día de mi cumpleaños, me diagnosticaron un cáncer en la vejiga. Dos días después me operaron con éxito. Al cabo de unas semanas empecé un tratamiento que duró dos años para intentar reducir el nº de posibilidades de que el tumor volviera a salir. En ese período de mi vida pesaba 110 kilos y era incapaz de poder correr mas de medio kilómetro sin ahogarme. En esa época ya era padre de una princesita. Tuve mucho tiempo para pensar....y eso me sirvió para darme cuenta de que no podía seguir sin cuidarme.

yo con mi hermano pequeño hace algunos años
La vida me había dado una segunda oportunidad. Mucha gente a la que quiero no habían tenido la misma suerte que yo. Gente muy buena y con mas corazón se habían ido de este mundo sin una segunda oportunidad. Yo seguía aquí. Yo había tenido mas suerte. Por esta razón decidí intentar ver la vida de otra forma. Intentar aprovechar mas cada hora, cada minuto, cada segundo...en definitiva cada instante que el destino me había dado de mas. Por eso decidí intentar correr, para ver cosas que andando no podemos llegar a ver.

Acabe el tratamiento y pase a únicamente tener que ir al médico a pasar revisiones anuales. Decidí ponerme a dieta. Un gran amigo llamado Francisco me puso una dieta que combinada con un plan de entrenamiento que me hizo provocó que empezase a perder peso. Yo notaba como mi cuerpo cambiaba. Iba perdiendo volumen, me sentía físicamente mas fuerte. En ese tiempo iba mucho al gimnasio, pero me dedicaba solo a hacer pesas.  Las cintas de correr las veía como un chisme extraño,  y la gente que corría por las calles como seres raros. La fiebre del runner todavía no me había alcanzado.

En el 2010 intente hacer la cursa del corte inglés con mi mujer y mi hija Mar. La hice andando y acabe rabiando de dolor en la vejiga. Me acababan de dar tratamiento y lo note. 

Al año siguiente ya había acabado el tratamiento y me plantee volver a hacer la cursa del corte ingles. Fui con mi mujer, mis hijas y mi suegra. Ellas la iban a hacer andando y yo la quería hacer corriendo. Al final lo conseguí y la pude hacer sin pararme en ningún momento. Tal fue mi alegría que me plantee hacer otra cursa.
La siguiente cursa fue en la Llagosta con mi amigo Nacho. Fueron 10 km y tarde poco mas de 1 hora y 4 minutos. Llegue el cuarto por la cola. En ese momento el aguijón del runner ya me había picado.  Empecé a hacer cursas y mas cursas, todas ellas con mi amigo Nacho. Cada vez bajaba mas tiempos y me encontraba mejor.

con mi princesa Mar el día de la cursa del Corte Inglés

Mis tres soles. Anna y mis hijas Mar e Irene


El 2012 fue un gran año. Hice mi primera media Maratón, la de Barcelona. En Septiembre hice mi primera Matagalls-Montserrat y mi primera Behobia. Acabe el año planificando para el 2013 el intento de  hacer mi primera Maratón pero problemas en el tendón rotuliano impidieron que pudiese alcanzar este reto. He estado casi 5 meses parado en el 2013 por culpa de esta lesión. Ahora mismo ya estoy recuperado. He acabado mi segunda Matagall-Montserrat y mi segunda Behobia. En las dos pruebas he bajado mucho las marcas. Me encuentro actualmente preparando otra vez el reto de hacer mi primera Maratón.

En definitiva, corro porque soy feliz y porque me siento bien físicamente. Cuanto mejor me encuentro físicamente mas feliz soy. Cuando corro dejo atrás mis problemas, mis nervios mi estrés y me siento libre. Siento que soy el dueño de mi cuerpo y de mi futuro. Yo decido por donde ir y a que velocidad. Cuando corro veo cosas que la gente que no corre no puede ver. Correr a las 06.30 de la mañana mientras ves como amanece... o correr mientras ves una puesta de sol... eso no tiene precio. Cuando hago un entrenamiento largo, noto como mi cuerpo se va cansando, he aprendido a conocerlo mejor que nadie, y es justo cuando noto que los carbohidratos empiezan a faltarme cuando soy mas feliz. En ese momento siento como mi abuelo corre a mi lado. Por el y por todas las personas que no están con nosotros corro. Soy afortunado. La vida me ha dado otra oportunidad y esta es mi forma de agradecersela.


Con mi yayo
Yo en la actualidad





lunes, 4 de noviembre de 2013

Montseny-Mataro 2013


Sábado 19 de Octubre. Nueva fecha en mi calendario, nuevo reto. 66 km por delante, con un desnivel acumulado de 4.088 metros. Después de las grandes sensaciones experimentadas en la Matagalls Montserrat, quería intentar bajar de las 13 horas. Las últimas semanas de duro entrenamiento y de dieta me habían permitido perder 4 kilos y plantarme en la cursa con 77 kilos y grandes sensaciones.


A las 05.00 de la mañana habíamos quedado para dirigirnos a Santa Maria de Palautordera.  Allí un autocar de la organización me llevaría hasta la salida en el Montseny. A las 07.00 estaba programada el inicio de la caminata.




La caminata la afronto con varios compañeros de fatigas. En esta edición me acompañan Nacho, Albert, Jordi, Laura , Rubén y David. Los dos primeros van con la idea de ir tranquilos y disfrutando de la caminata. El resto tenemos la idea de meter un poco mas de caña al asunto.

La primera hora y media se hace todavía de noche. Frontal obligatorio y el riesgo de al haber poca luz sufrir una caída.

Llegamos al primer control situado en el km 9 (Fontmartina) justo en el momento en que empieza a hacerse de día. Hemos pasado la primera subida sin grandes problemas. En este momento Jordi y yo nos hemos adelantado a todo el grupo. Me siento muy fuerte y con muchas ganas de hacer una buena marca. En el primer avituallamiento un cola-cao calentito, un donut, un trozo de chocolate y unas galletas nos dan las fuerzas para encarar el segundo punto de control ubicado en el km 19.

primer avituallamiento
Del km 9 al 19 es un recorrido relativamente cómodo. El único problema es que Jordi y yo nos perdemos y por culpa de esto hacemos unos cuantos kilómetros de mas. Llegamos al segundo control y allí nos encontramos con Rubén, Laura y David.





Los siguientes kilómetros los hacemos todos juntos. Empiezo a notar como van el resto de los compañeros. Las sensaciones me hacen pensar que esta cursa la haré solo.

Empieza la bajada y de forma mas o menos cómoda nos plantamos en Sant Celoni (km 26). El ritmo que llevo es muy bueno. Si sigo de esa forma podré bajar de las 13 horas de forma cómoda.

Ahora toca la parte mas dura. Hay que llegar al control 4 ubicado en St. Martí de Montnegre. Pasamos de 100 metros de altura a 700. La subida esta divida en dos tramos. El primer tramo se hace relativamente cómodo. Una vez afrontada esta subida, hay una bajada de cerca de un kilómetro para volver a subir. Este tramo se me hace duro. Me encuentro solo. El resto de los compañeros van por detrás.

Montseny

Una vez llegado al control de St. Martí de Montnegre toca bajar hasta el control 5 situado en el kilómetro 45. Se trata de Vallgorguina. Una butifarra me ayuda a recuperar fuerzas para afrontar los últimos 20 kilómetros con la subida al Corredor.

Vallgorguina

La tan esperada butifarra

Hace mucha calor y humedad. La subida se hace dura, pero mentalmente se que es el último esfuerzo. Una vez coronado el Corredor me quedarán por delante unos 13 km de un terreno mucho mas suave. Llego al Corredor y sigo viendo que puedo hacer una buena marca.

una de las duras subidas

El siguiente punto de control, el 7, esta ubicado en St. Marti de Mata. Terreno muy cómodo con tendencia a bajar.Aprovecho para ir todo el rato corriendo y así descargar piernas. De forma cómoda nos plantamos en el control de Carretera de Mata situado en el kilómetro 63.


Ya se puede ver el mar.
imagen de Mataró

Las vistas son preciosas y todavía es de día. veo que puedo intentar bajar de 11 horas. Apreto los dientes y sigo bajando trotando. Último kilómetro y ya estamos en Mataró. Una gran bajada nos conduce dirección al mar. Giramos a la derecha y llego a meta. Miro el reloj.... 10 horas y 50 minutos. Objetivo cumplido y feliz.

Ahora a pensar en el nuevo reto...Behobia. El domingo 10 de noviembre trataré de bajar de 1 hora y 48 minutos que conseguí el año pasado.